sábado, 2 de agosto de 2008

La Momia. La Tumba Del Emperador Dragón

Ciertamente después de tantos años ya sin la "fiebre" de La Momia, el interés por esta nueva entrega era mínimo. Despertaba mucho más Indiana Jones y mira, acabaron haciendo una parodia de sí misma o lo que algunos llaman "homenaje". Curiosamente se acusó a La Momia de ser una copia "barata" de Indiana Jones, cuando lo único que hace es tomar algunos conceptos básicos y montar una peli de aventuras que sabe lo que es, un entretenimiento sin pretensiones y desenfadado que no se toma en serio a sí mismo ni pretende ser más o menos que ninguna otra. Para mí compararlas es como comparar un Porsche con un 600. Absurdo. Los dos son vehículos de cuatro ruedas a motor y ahí acaba todo. Las dos son pelis de aventuras y punto, cada cual con sus matices.

En cuanto a la que nos ocupa, pues a mí me dejó ni fú ni fá. No me gustó especialmente pero tampoco me disgustó. Sin embargo puedo decir que le encontré demasiadas similitudes con la segunda parte en muchos aspectos, con lo cual se hace repetitiva a pesar de la novedad de la momia china y sus distintos poderes (por cierto, que hay una frasecita absurda sobre que ésta momia viene con poderes y yo pensé, coño, ¿y lo que hacía Imhotep qué era?, ¿ciencia?).
Las actuaciones me parecieron hechas sin demasiadas ganas, en plan estamos aquí, ya sabemos cómo va, lo hacemos, cobramos y nos vamos.
La peli se pasa a una velocidad de vértigo, las situaciones se suceden una tras otras con pocas pausas, vamos, al grano y con menos argumento que antaño. Otro lastre es que Rachel "ya gané un óscar y no hago este tipo de pelis" Weiz (qué rápido olvidan los humildes orígenes y qué desgradecida) no retomara su papel de Evelyn, pues tenía una química con Fraser que elevaba el nivel al cubo. En su lugar María "soy la dueña del bar Coyote" Bello, ha hecho su trabajo lo mejor posible, pero está claro que no es Evy ni de lejos.
Las gracias tienen menos gracia (quitando un par que sí me hicieron reír) y los secundarios hacen lo justo para salir al paso. Visto así, parece que la película me hizo más fá que fú, pero lo cierto es que no salí echando pestes tampoco (deberíais haberme visto al salir de Spider-Man 3, eso si fueron pestes. Jajaja). La peli tiene como siempre unos buenos efectos especiales, nada del otro mundo ya, realmente no impactan ni aportan nada nuevo como en su momento sí lo hicieron las primeras entregas, pero cumplen su cometido. El Score, que ya había escuchado previamente en mi casa, me resulta soso, pero realiza su función y aprueba por los pelos.

En resumen una peli para pasar el rato, pero no esperando nada mejor que las dos anteriores. Desconecta el cerebro, no le busquen muchos fallos, no compares y disfrútala como si no pasara nada.