martes, 18 de noviembre de 2008

Buenas, ¿conoce la tarjeta "Estafabank"?

Parece que ahora que la crisis se va incrementando, también lo hacen los contratados para promocionar las tarjetas de crédito (al menos sabemos que en éste sector ha disminuído el paro. Fíjate tú qué bien, irónicamente hablando claro). Por desgracia aún habrá gente que caiga en este tipo de timo, que a diferencia del de la estampita, es legal.

Por mi experiencia indirecta rehuyo de estos trozos de plástico llenos de promesas vacías y problemas de futuro. Dos familiares míos viven endeudados gracias a ellas, del mismo modo y en menor medida, alguien cercano a mí también tiene sus deudas en forma de préstamo debido a este tipo de tarjetas.
Por mi experiencia directa hace ya unos años también huyo de ellas como del diablo. Estando yo en un banco al que vamos a llamar "BebeUvasYa" y llevando tiempo con ellos me ofrecieron una tarjeta de crédito de tan sólo 300 euros de límite. No era mucho y pensé que el riesgo era mínimo. Hasta el día en que sin consultarme y sin previo aviso me subieron el límite y como en los cajeros no se plasma lo que gastas, sino lo que te queda, yo gasté mis supuestos 300 euros de límite. Cuando me llegó la primera carta diciéndome que debía unos 500 me quedé de piedra. Ya podéis imaginar la excusa del banco: hasta que no pagase no podía reclamar nada. Al no poder hacerlo la deuda fue aumentando y llegó a la empresa contratada de turno para mediar y llegar a un acuerdo de pago "amistoso" (tradúzcase por: o paga o iremos a juicio, vamos a presentarnos en su domicilio y amenazas varias). Dado que no tenía solvencia para el pago de la acrecentada deuda un día me llamaron de dicha empresa y hablé con una chica a la que le expliqué mi situación y la incapacidad de pagar hasta que encontrase un nuevo trabajo (cosa que a mí no me beneficiaba en nada, obviamente). A pesar de ello llegaron más cartas profiriendo amenazas y acusaciones de no haberse podido poner en contacto conmigo tras haber hablado con una de sus empleadas hacía escasas semanas y no habiendo sonado mi teléfono nunca más por parte de ellos. Así que me mosqueé y escribí una pedazo de carta que envié por fax, educada pero de un tono claramente hostil y reprochando su incompetencia. Nunca más me molestaron y finalmente un día mi madre me prestó 1000 euros, que era ya casi la suma que debía. Ni que decir tiene que cerré la cuenta y jamás he vuelto a ese banco.

Todo esto viene al caso porque por donde trabaja mi pareja anda ahora un grupito de 2 o 3 personas que se te acercan para colarte la tarjeta de "Estafabank", la cual en su día tuvo ya mi novia y de lo que le contaron a lo que fue en realidad (intereses, días de cobro, etc) iba no un trecho, sino un planeta entero. Así pues en cuanto veía a alguna (porque siempre se me ha acercado una chica como parte de la "seducción") con su amplia sonrisa directamente y sin que abriera la boca les suelto un tajante "no" o "no me interesa". Pero hace un par de semanas me tocó una que se debía creer pero que muy lista y yo que me las gasto cuando me tocan lo que no me tienen que tocar le dí una buena "paliza" verbal.

Ella: Holaaaa (con su mejor sonrisa).

Yo: No me interesa.

Ella: Pero si no sabes de lo que te voy a hablar.

Yo: De la tarjeta "Estafabank" y no me interesa.

Ella: ¿Por qué?.

Yo: Porque no caigo yo en esa trampa. ¿Crees que soy tonto?.

Ella: Sólo es una trampa si no la sabes utilizar. ¿Me estás diciendo que no sabes utilizarla?

Yo: No. Te estoy diciendo que no me interesa... y si no te vale con eso, pues no me hace falta.

Ella: ¿No te hace falta? Pues qué suerte. ¿Entonces piensas que yo soy tonta?.

Yo: No, entiendo que estás haciendo tu trabajo. Pero si insistes en intentar colarme la tarjeta habiéndote dicho que no me interesa varias veces voy a pensar que sí lo eres.

Ella: (Con cara de Póker mal disimulada). Bueno, pues muchas gracias por tu tiempo. (Se marcha).

Yo: (Para mis adentros). Gilipollas.

Y es que o lo haces así o te comen la oreja y te hacen perder un tiempo que no tienes necesidad de perder. Suena cruel, borde y lo que queráis, pero que me vengan a intentar vender la moto, les digas que no y sigan dándote el coñazo e intentando "picarte" no es que saque mi mejor y más educada faceta. Y creo que ni a mí ni a nadie.

5 comentarios:

Daniel dijo...

Jejeje... Casos como estos hay miles!

Yo, aún si cabe, soy más borde que tú. La última vez que me abordaron (aquí en Madrid es de contínuo, macho) nada más abrir la boca la tía le dije "No" y ella, igual que la tuya, "pero déjame hablar... estás trabajando?", y yo "sí, gracias pero no"; ella no quiso escuchar mi segunda negativa (esta SI era tonta) y seguía hablando así que me puse todo borde y, cada dos palabras suyas, la interrumpía diciendo simplemente "No", "No", "No"... Al final la dejé acordándose de toda mi familia y me piré.

Como tu dices, entiendo que deben hacer su trabajo pero, con tanta insistencia hasta el machaque, lo único que hacen es perder clientes potenciales!

PD: cuidado todos con la tarjeta MBNA!!! Lo digo por experiencia!

Nenhari dijo...

Va de retro con las tarjetas!!!!!!!!!!! son malísimas te enganchan y despés a ver cómo sales del pozo.

Besicos

Nenhari dijo...

Te he dejado un regalito en mi blog, pasa a buscarlo.
Besicos

forgiven princess dijo...

Eso es lo mejor de ser menor:
-Oye, ¿te interesa cambiarte de compañía...?
-Lo siento, soy menor, y mi madre, padre y/o tutor no está presente, chao!

Y cuelgas y ya. xD

En fin, si lo tienes claro, que les den a ellos y a sus tarjetas ;)
Un besote!

Jackal dijo...

Yo tengo un truco muy eficaz para quitármelos de encima, sea cual sea la tarjeta que intentan colarme:

"Ya la tengo."

Un saludo.