lunes, 14 de noviembre de 2011

Tu nómina por una cámara digital.

Que sí, que los bancos y cajas están a la desesperada por captar nuestras nóminas.

Aquí tenemos ahora una caja que antes era Cajacanarias a secas, pero que ha pasado a llamarse "Caja Cívica" Cajacanarias. Desde que dicha caja de "civismo" cuestionable, porque qué queréis que os diga, son dos coneptos que no pegan ni con cola, absorbió o asumió el control de Cajacanarias. Desde entonces muchos clientes han abandonado el barco, generalmente los más desgraciaditos, los ricachones estarán muy a gusto, como siempre.

¿Por qué? Pues por qué va a ser. Lo principal es que desde que están ya no existen los préstamos, ni siquiera a aquellos que llevan toda la vida con ellos y pagan religiosamente cada mes sin fallar. Luego ya están las pocas facilidades hacia gente que se está viendo que no puede pagar con la misma soltura que antes y piden paciencia, pero los tratan como morosos y delincuentes. Pues oye, normal que no quieran saber más nada y en cuanto liquiden sus deudas piensen en pirarse. Pero mientras tanto, se llevan sus nóminas a otro lado. Por cerdos.

Pues nada, que ellos han tenido una "genialísima" idea para recuperar clientes. Llaman para decir que si les llevas tu nómina te regalan... tachán, una cámara.

¡Joder, pero qué generosos! ¿Sabes lo que pasa? Que resulta que esa cámara la he pagado yo con creces con cada rescate de bancos y cajas que ha hecho el gobierno con el dinero público. Así que de regalo nada. Como mínimo has de ofrecerme una casa, un trabajo o la educación, vestimenta y alimentación paga de mi hija hasta los 18 años si quieres mi nómina. Y otra cosa, no tengo nómina pringados, ni siquiera ya una triste ayuda que casi no daba para salir del paso.

Así que, ¿qué queréis que os diga? Meteos vuestra absurda cámara por el culo, así de claro y conciso, porque si un día vuelvo a tener nómina no váis a ver ni un duro. Se os acabó el chollo conmigo, que puede que no sea mucho, pero si racaneáis para conseguir mi nómina es que la necesitáis.