viernes, 14 de noviembre de 2008

Director Fantasma: JAMES CAMERON

A diferencia de Emmerich, James Cameron ha dirigido un éxito tras otro sin excepción. Cada una de las películas que ha hecho han marcado un antes y un después (exceptuando Piraña II). De un simple sueño que tuvo una noche creó al ciborg más famoso de todos los tiempos, el Terminator, lo cual deja claro que su imaginación (y sus pesadillas) no tienen límite. Los que han trabajado con él se quejan de que es implacable y poco comprensivo, que lleva a todos al límite hasta que le dan lo que quiere. Quizás sea ese el motivo de su éxito o por lo menos, su buen hacer. No gana amigos pero sí dinero. Lo cierto es que James Cameron ha dirigido pocas películas, pero con todas ha dado en el clavo. Tras su mayor éxito comercial decidió apartarse del cine y durante una década se ha dedicado a dirigir o producir documentales. Ahora ha vuelto al cine con un proyecto muy ambicioso técnicamente hablando. ¿Lo conseguirá o por el contrario el tiempo que lleva alejado del cine habrá mermado su técnica?. El próximo año lo sabremos.

PIRAÑA II. LOS VAMPIROS DEL MAR (1981) Su primer film "importante" le llegó dirigiendo ésta secuela sobre esos peces carnívoros de hambre insaciable, hija directa de la paranoia y el miedo a los peces que infundió Tiburón. Típica peli de los 80 en la que la principal novedad fue el incluirle alas a las pirañas, cuan peces voladores saltaban fuera del agua ampliando así su dieta. El mismo director quedó insatisfecho y se prometió a sí mismo que no volvería a hacer nada que no fuera suyo.



THE TERMINATOR (1984) Un día Cameron tuvo un sueño. De un amasijo de escombros en llamas vio salir un aterrador robot. Simplemente con eso desarrolló un universo en el que las máquinas se revelarían en un futuro cercano, aniquilando a la mayor parte de la humanidad y persiguiendo a la restante. Sin embargo de las cenizas surgió un improbable líder: John Connor. Bajo su mando, los humanos se reorganizan y su lucha contra las máquinas está a punto de acabar a nuestro favor. Para evitarlo, la inteligencia artificial Skynet, mandará al pasado a un Terminator. Una máquina de infiltración con endoesqueleto de metal, cubierto de carne y fluídos simulando la del ser humano. Su misión es matar a la madre del líder de la resistencia antes de que lo tenga a él, Sarah Connor. El propio John enviará a uno de sus mejores soldados, Kyle Reese, para protegerla. No sólo es una historia hasta entonces nunca vista, sino que además contiene una paradoja temporal que da muchísimo juego: el padre de John Connor es el mismo soldado que envía a proteger a su madre al pasado. Sin duda todo un lujo de historia, llena de buenos animotranics y efectos de la época. Un éxito rotundo tuvo el film y abrió camino a miles de imitaciones.

ALIENS. EL REGRESO (1986) A pesar de haberse prometido a sí mismo no volver a dirigir algo que no fuera suyo aceptó realizar la segunda parte de un clásico de terror llamado Alien. El 8º Pasajero de Ridley Scott. Sin embargo, él hizo de esta segunda parte suya, alejándose del angustioso primer film y convirtiéndola en una película de acción con bichos de por medio. Sinceramente todo un acierto, puesto que nos ofreció algo diferente en un tiempo en el que las segundas partes no ofrecían nada nuevo respecto a su predecesoras. Tras medio siglo vagando por el espacio la Teniente Ripley es encontrada en su cápsula de escape del Nostromo. Tras asimilar la pérdida de su vida y explicar a la Weylan-Yutani todo lo acontecido en su nave, es despedida como piloto de la empresa por destruir la Nostromo. Un chupatintas la convencerá para volver al planeta donde encontraron la nave alienígena y los huevos de Alien. Allí hay ahora una colonia de humanos con la que han perdido contacto. Junto con un grupo de marines, Ripley abordará sus pesadillas enfrentándose de nuevo a ese ser, pero esta vez a toda una raza dirigida por una líder implacable: La Reina Alien. Todo un logro de personaje inventado por Cameron, que daba más miedo que todos sus "hijos" juntos. Así, el director no sólo amplió un universo que no había creado, sino que cosechó otro éxito rotundo.

ABYSS (1989) Su primera incursión en el mundo acuático llegó con este film, que se desarrolla en las profundidades marinas más oscuras. Allí un submarino del ejército de EEUU es hundido accidentalmente por algún tipo de navío desconocido que viaja a velocidades imposibles. Tras la pérdida del aparato el ejército contactará con una empresa petrolera para que ordene a la plataforma móvil submarina Deepcore que se acerque al lugar de los hechos para investigar el incidente. A bordo de la misma no sólo irán los expertos submarinistas, sino que se les unirá un grupo de soldados con una misión. De todo lo que podían esperar encontrar no podían imaginar que lo harían con una raza alienígena acuática, llegada a la Tierra para destruir a la raza más destructiva del universo a menos que encuentren una razón para no hacerlo. La cosa se complica cuando tras los encuentros amistodos de los integrantes de la plataforma con los visitantes, los soldados deciden destruirlos con un arma nuclear. No hace falta decir que fue otro éxito en el haber de Cameron y una gran película para todos nosotros.

TERMINATOR 2. EL JUICIO FINAL (1991) Había llegado el momento. Tras años de espera por parte de los fans Cameron hizo realidad la secuala de su primer éxito. John Connor vive adoptado y su madre, Sarah, encerrada en el manicomio Pescadero. John se crió entre soldados y hombres de armas, siempre tipos que elegía su madre no sólo para aprender a defenderse ella sino para preparar a su hijo sobre el terrible futuro que les aguarda. Sin embargo ahora el adolescente John lleva una vida de delincuencia y piensa que su madre está pirada. Del futuro esta vez aparecerá un nuevo modelo de Terminator, el T-1000, compuesto de metal líquido moldeable para imitar cualquier persona u objeto que no contenga mecanismos complejos. Su misión: matar a John Connor. Para protegerse a sí mismo, el Connor del futuro envía a un modelo T-800 capturado y reprogramado. Cuando por fin dan con el muchacho, éste comenzará a darse cuenta de que su madre no está loca y decide ir a sacarla del manicomio. Cuando los tres están fuera deciden acabar con la amenaza de la guerra destruyendo Ciberdyne Sistems, empresa que creará a Skynet y que posee el brazo y el chip destrozados del primer T-800 que viajó en el tiempo (otra paradoja). No sólo resultaría mejor que la primera parte, sino que abriría un camino (junto con Parque Jurásico) en la creación de efectos a ordenador. Un camino que en tan sólo 17 años ha avanzado de tal manera que ya lo vemos como algo cotidiano y pocas cosas nos sorprenden.

MENTIRAS ARRIESGADAS (1994) Por primera vez Cameron se aleja de la ciencia-ficción y nos regala una entretenida película a caballo entre la comedia y la acción. Un agente secreto que miente a su mujer y a su hija sobre su trabajo se verá obligado a cambiar cuando los malos (en este caso terroristas árabes, como no) descubren su doble vida y secuestran a su familia. Sinceramente, un film que sin ser espectacularmente original está muy bien construído y entretiene un montón. Durante años se habló de hacer una segunda parte, pero jamás llegó a buen puerto. En el fondo supongo que fue lo mejor, ya que este tipo de películas suelen ser redondas y una continuación podría haberlo estropearlo.

TITANIC (1997) En su segunda incursión acuática, Cameron se decantó por uno de los accidentes marítimos más famosos de la historia. Fue la película más cara de la historia en su época y también la más taquillera, título aún hoy día sin batir por ninguna otra (El Caballero Oscuro ha estado relativamente cerca). Para sorpresa de todos la película nos mostró la historia de amor entre un chico de clase baja y una dama de clase alta y las consecuencias que trae ante la perspectiva de ella teniendo que casarse con un rico por orden de su espantosa madre. A pesar de que por entonces uno era un niñatillo y eso de una historia de amor no llamaba mucho, reconozco que me gustó bastante y no gracias a los chillidos en la sala de las niñatillas cada vez que salía DiCaprio. Incluído cuando sólo salieron los ojos la primera vez que la anciana Rose tiene ese cortísimo flashback de Jack. Hasta llevaron cámaras de fotos para sacarle instantáneas a la pantalla cuando saliese. Para llorar. En fin, el último film de Cameron superó con creces cualquier espectativa y el director pasó a retirarse del cine por un "tiempillo" (11 años de nada, mirad que rápido se han pasado. Jajaja).

AVATAR (2009) Cameron ya rueda su nuevo proyecto que va camino de ser tan ambicioso o más que Titanic. De nuevo tocará el tema alienígena, solo que ésta vez lo hará en el futuro, donde un humano es enviado al planeta de ellos para reestablecer las relaciones entre las dos razas. El motivo parece ser los recursos naturales que poseen y que son de gran valor en la Tierra. No sé mucho más sobre ella, pero esperemos cumplan las espectativas de todos ante el regreso de uno de los mejores directores que ha pisado Hollywood y denominado "rey del mundo" debido a su éxito y la frase del protagonista de Titanic.


THE TERMINATOR
">

ALIENS. EL REGRESO
">

ABYSS
">

TERMINATOR 2. EL JUICIO FINAL
">

MENTIRAS ARRIESGADAS
">

TITANIC
">

2 comentarios:

Daniel dijo...

La verdad es que, para mi, sus mayores éxitos fueron Alien (la primera película de terror en donde, cuando aparecía el villano, suprimían la típica musiquita inquietante) y, sobre todo, Terminator bien sea la 1 como la 2. Estas dos me tienen el corazón dividido; la 1 es muy buena a nivel de historia pero la 2 tiene los efectos que me hubiesen gustado para la primera y la historia también es bastante interesante... ¡ay!

¿Quién es el siguiente? jeje!

Un saludo!

Jackal dijo...

No he visto Piraña 2, aunque ya me imagino lo mala que debe ser.

Del resto que has nombrado solo puedo decir que de todas ellas guardo algunos de los mejores recuerdos de toda mi vida.

Un abrazo.