sábado, 25 de abril de 2009

Déjame Entrar.

No estaba yo muy puesto en el argumento de ésta película. Había leído por ahí que iba de vampiros, que era una especie de drama... vamos, no le presté demasiada atención realmente. A veces eso es lo que hace que una película te guste, el no saber exactamente de qué va y no hacer prejuicios.

La historia va, por un lado, de un niño de 12 años llamado Óskar, hijo de padres separados que vive con su madre y es acosado por compañeros del colegio. Sueña en su tormento con clavarles su navaja y pedirles que chillen de dolor, aunque a la hora de la verdad no es del todo capaz. Colecciona recortes de periódico sobre asesinatos. En el otro extremo está una niña de la misma edad en apariencia, que vive con su padre (aunque el final de la película te da algo diferente que pensar al respecto), el cual sale a matar incautos para desangrarlos y llevarle el líquido a su hija, que es una vampira. Entre los dos chicos surgirá una extraña amistad y amor pre-adolescente inquietante, extraña, perversa... que unirá sus almas torturadas por sus traumas personales.

La película es extremadamente lenta, es su mayor pega. No obstante te cautiva con su peculiar ambientación fría y sucia, su historia cruda más dirigida hacia el drama que hacia el terror y esa inquietante relación que se forja entre los protagonistas.

Esta película rompe con el patrón de las películas de vampiros, donde los únicos tópicos son los que atañen a éstos (beber sangre, alergia mortal a la luz del Sol, dormir de día, etc). De resto es una historia atípica que podría describirse más bien como una especie de drama con una vampira de fondo y un relato de amor de matices oscuros, de cierta perversidad y sensualidad no explícita. Yo la recomiendo, pero posiblemente este es uno de esos films que o te gusta o lo odias.

">

5 comentarios:

Nenhari dijo...

Me gusta tu nueva cabecera
Besicos

ANA dijo...

Esta peli es de lo mejor que puede llegar a las salas para olvidar Crepusculo (¡Qué tirria da hasta nombrarlo oye!)

Daniel dijo...

A mi también me gusta mucho tu cabecera. Si me apuras incluso más que la anterior.

Ana: (esto parece mi blog, coñe) para olvidar Crepúsculo no hace falta ninguna película más; es facilmente "olvidable" por sí misma.

Un abrazo!

GUSTAVO dijo...

Muy bueno tu blog.
Visita el mio, podriamos intercambiar link!!
Desde Uruguay, saludos.

http://cinemaparadisouy.blogspot.com/

Metalia dijo...

Se agradecen películas que aporten un nuevo "look" a un género. Y ésta, como bien dices, o te gusta o lo odias. A mí me gustó. ^^

Si que es cierto que se hace un pelín lenta, pero es que por aquellos nevados lares el tiempo va más despacio. ;)