viernes, 15 de mayo de 2009

El Remake De Furia De Titanes Se Rueda En El Parque Nacional Del Teide. Por Un Lado Bueno, Por El Otro Malo.

El evento de que se conceda permiso para rodar en el Parque Nacional Del Teide hacía años que no se daba. Numerosas películas en su momento fueron rodadas allí y alguna serie, como Mundo Primitivo (o Invasión Jurásica) de la BBC, también.

Como cinéfilo me alegra que se utilice mi tierra para rodar una película y siempre será curioso reconocer el paisaje cuando vaya al cine, como ya me ha pasado en otras ocasiones. Es un medio de promoción de nuestra isla y nuestro Parque Nacional, el cual por cierto es Patrimonio De La Humanidad.



Sin embargo como tinerfeño no dejo de ver y preocuparme por que nuestro gobierno conceda permisos a Warner Bros. para rodar en un paisaje protegido aún con las restricciones adecuadas y la promesa de que quedará "cada piedra en su lugar".

Sí, cuando hablamos de que es una fuente de ingresos suena muy bien, pero los únicos que han sido contratados en mi tierra son los transportes para subir y bajar todos los días al personal del rodaje. De resto todo el elenco de la producción es de fuera.

El dinero por poder rodar allí, que no debe de ser moco de pavo, ¿a dónde irá a parar?. Seguro que a ayudas para el desempleado, el que pierde su casa o simplemente no tiene medios para vivir no va. Así que el beneficio, como siempre, será para unos pocos y siempre dentro del gobierno.

Y en cuanto a la desilguadad de condiciones para cualquiera que vaya al Teide no hablemos. A Warner se le permite tocar, rodar y transitar "a placer" por un precio establecido. Sin embargo si uno se sale de un sendero, coge una piedrita del suelo o atenta contra el medio incluyendo la fauna, aunque sea sin querer, le cae una multa bastante gorda.



Conclusiones: quien hace las reglas, hace la trampa. Siempre será así. La hipocresía aquí en Tenerife y en Canarias en general dentro de nuestro gobierno está bastante arraigada ya desde hace años. Se permite al de fuera, con la excusa de que vivimos del turismo, hacer cosas que a nosotros no nos dejan. Ya se sabe que todo tiene su precio y nuestro Patrimonio de la Humanidad no es una excepción.