domingo, 15 de noviembre de 2009

2012.

La película tiene su resumen en dos comentarios que escuché anoche entre dos amigos tras terminarse. Uno, disgustado, alegaba que la película era una mierda y el otro, conciliador, decía que era una peli para no pensar, que no había que estarle buscando explicaciones o sacándole fallos.

En esto radica la cuestión, hay gente que la odiará porque se habrá fijado en todos las incoherencias y fantasmadas que tiene y otros, entre los que me incluyo, simplemente sabemos que este film es un blockbuster para poner el cerebro bajo mínimos y disfrutar de los efectos especiales al servicio de la destrucción del mundo más bestial que se haya visto hasta la fecha en una película de la gran pantalla.

Es evidente que aunque pongamos el cerebro en off, captamos las miles de situaciones imposibles por las que los protagonistas no deberían salvarse (conduciendo en medio de un terremoto de escala desbordada, etc), sabemos que el humor facilón sólo hace gracia en ciertas ocasiones (especial mención para el colgadísimo personaje de Woody Harrelson) y percibimos de antemano como acabarán cada uno de los personajes, quienes morirán y cuales se salvarán. Porque en el fondo todas las películas de Emmerich son así, sencillamente un entretenimiento para lucir efectos especiales, sin importar demasiado el guión o lo surrealista que queden algunas cosas (y aún así resulta menos cargante que Transformers. La Venganza de los Caídos, por poner un ejemplo cercano en el tiempo).

Como aspecto negativo podría poner que la película se hace algo pesada por su duración, que calculando a ojo y quitando los trailers del principio, fueron como 2 horas y media como mínimo. Es en los diálogos donde más se llega a notar esta pesadez, siendo compensado con creces con el espectáculo destructivo.

En cuanto a la música, la escuché antes de la película y no tiene nada de especial, muy en la línea de los últimos productos de Emmerich, que no destacan como el de Stargate o Independece Day. Además, junto con el film, la noté bastante eclipsada por el sonido ambiente de los desastres apocalípticos, casi no notando su presencia.

En definitiva y como ya dije al principio, la peli podrá ser odiada si se entra en buscarle un sentido lógico a cada escena o disfrutada si simplemente sabes a lo que vas y lo acatas como tal.

Personalmente, de las películas catastróficas de Roland Emmerich (Independence Day, Godzilla...), para mí sigue siendo la mejor El Día de Mañana. Tiene un equilibrio en todos los aspectos (humor, desastres, historia y entretenimiento) bastante logrado. Ya de todas sus pelis en general, la mejor para mí es Stargate con diferencia.

Como dato anecdótico, parece que ya empiezan a circular unas declaraciones del director donde comunica tener intenciones de convertir uno de sus mayores bombazos, Independence Day, en trilogía. Ciertamente de una secuela se habló durante años tras el estreno, pero nunca se llevó a cabo. Ahora es más que probable que se haga, aunque está por ver si conseguirán a Will Smith otra vez con el caché que tiene ya, porque eso encarecería bastante más el presupuesto, indudablemente. Para leer la noticia, copiad el enlace siguiente:

http://www.cinefilo.es/wp/noticias/independence-day-secuelas-roland-emmerich/7691/

">

3 comentarios:

Jackal dijo...

Al final la vi anoche también en el cine.

Es lo que dices, espectáculo de destrucción masiva en el que el aspecto más flojo es el guión en sí.

Una lástima que no lograse un equilibrio como en el caso de cintas anteriores, véase Stargate o El día de mañana, que también comentas, pero es mejor que la última que había ido a ver en pantalla grande: "Mierdaformers 2".

-=CID=- dijo...

No la he visto todavia, pero no me suelen gustar las incoherencias por mucho espectáculo que haya. Estoy de acuerdo contigo en que su mejor pelicula es Stargate y que el Dia de Mañana estaba bastante bien.

Daniel dijo...

Esta noche voy a verla!!! Que ganas tengo, espero que esté bien porque me ha creado muchas espectación...

Un abrazo!