domingo, 20 de febrero de 2011

Un mes y siete días de experiencia paterna.

Y podría decirse que fue ayer cuando, con gran esfuerzo y casi perdiendo la vida la madre, mi hija vino al mundo. No sé si eso lo hace o no más especial, sencillamente me alegro de tenerlas a las dos conmigo y que todo vaya hacia delante.



Un mes y una semana lleva entre nosotros, con esa característica tan común entre los recién nacidos de darle a los padres la "alegría" de despertarlos cada noche entre llantos para comer, de despertarlos entre llantos por los gases, de despertarlos entre llantos porque tiene el pañal sucio... resumiendo, despertarnos entre llantos es su mayor meta y finalidad ahora mismo. XDDD

Bromas aparte, en el fondo no importa lo que haya que hacer o lo cansado que se llegue a estar, porque basta cruzar una mirada con ella para saber que vale la pena cada momento y hay que saborearlos porque posiblemente no se repitan a medida que vaya creciendo. Todavía la miro y me sorprendo pensando en que es mi hija, como si acabase de descubrirlo por primera vez y me embarga una felicidad que no se puede explicar. Está claro que hay que vivirlo para sentirlo.

Con ella ha llegado LA RESPONSABILIDAD, así, con mayúsculas. Todo lo que uno pueda hacer por sí mismo o cualquier otra responsabilidad pasada no es nada comparado con lo que seremos capaces de hacer por ella. Así es como se siente, tremendamente crecido, casi pensando que soy capaz de todo. No importan los miedos, ni las dudas, ni los obstáculos que haya o están por venir. Ella te motiva a superarlo todo y a seguir moviéndote, ella lo merece, ella... ¡es mi hija!, y creo y espero que nunca me deje de sorprender.

6 comentarios:

Kin G. Haro dijo...

Aunque aun no la he experimentado, todos los que me rodean y han sido padres recientemente han dado un cambio importante a sus vidas.

Suerte en tu andadura.

-=CID=- dijo...

Me alegro de que todo vaya bien. Enhorabuena!

Tarquin Winot dijo...

Tienes toda la razón: a pesar de vivir en estado de agotamiento permanente, uno se siente capaz de todo gracias a los hijos. Mi heredera ya ronda los tres años y, como dices, hay que aprovechar cada segundo: en un par de semanas, tu hija será una persona totalmente distinta que ya controlará sus gases, dormirá con mayor continuidad, etc. Deberíamos habr nacido con una camara de video en la frente para conservar cada momento de su vida y conservarlo para nuestra vejez:nada alimenta más. Enhorabuena y disfrútalo.

Trepamuros dijo...

Gracias a todos.

Hombre Tarkin, una videocámara en la frente no tengo, pero en el poco tiempo de vida que acarrea a sus espaldas, ya le he sacado más de mil fotos. XDD Testimonio visual de los cambios físicos va a haber unos cuantos.

JUAN VASCO dijo...

Enhorabuena, yo tengo un peque de 7 meses y ya dice papa, aunque supongo que todavía no sabe que significa. Aprovecha que crecen muy deprisa y cuida también de la mami, que se lo merece.

Saludoos!!!

-=CID=- dijo...

Me has dejado un comentario muy madrugador en el Blog, pero yo también he escrito un post muy madrugador, es lo que tienen estas cosas ;)