miércoles, 11 de junio de 2008

RoBoCoP. Mitad Hombre. Mitad Máquina. Todo Policía

Y ya que hablamos de una posible continuación o remake (ver post anterior) aprovechemos para recordar.

Allá por 1987 salió a la luz una película llena de acción y violencia, al más puro estilo Paul Verhoven. Lo curioso es que tanto los estudios de cine como el mismo director habían rechazado el guión sin ni siquiera leerlo, ya que el título les pareció ridículo. Sin embargo finalmente Orion decidió comprar el proyecto y Paul Verhoven fue convencido por su mujer (que sí leyó el guión a pesar del título) para dirigir la película. El resultado fue un éxito.

RoBoCoP (1987). Alex Murphy es un policía trasladado al distrito más duro de Detroit. En su primer día y junto a su nueva compañera Anne Lewis seguirán a un grupo de delincuentes hasta su guarida. Allí es brutalmente torturado y asesinado bajo la impotente mirada de su compañera. La compañía OCP, dueña de media ciudad y de la policía, adquiere el mutilado cuerpo del agente para crear un super-policía ciborg de titanio y kevlar que pueda acabar con el caos de Detroit (y de paso llenarse los bolsillos). Anteriormente se había presentado un robot modelo ED-209 que debido a un fallo acribilla con su potente y nada sutil ametralladora a un empleado de la empresa, siendo por tanto rechazado por el director.

A partir de aquí Robocop se convertirá en un excelente apoyo para la policía, pero estará lleno de conflictos con sus recuerdos humanos, los cuales habían creído borrados. Sufrirá por no poder tocar a su esposa ni a su hijo, le atormentarán pesadillas de sus asesinos y tendrá que cumplir con sus directrices principales. Irá en busca de venganza y terminará por descubrir la alianza entre un importante directivo de la OCP y los que lo mataron.

Robocop 2 (1990) Aunque Paul Verhoven no la dirigió su sustituto, Irvin Kershner, hizo un más que aceptable trabajo en esta secuela. Aún así se hechó de menos la violencia y crudeza de Verhoven.

Robocop, aceptándose a sí mismo como Alex Murphy y también como robot policía, va en busca del peor narcotraficante de la ciudad. Caín se cree un mesías que reparte la felicidad con su droga llamada Nuke. Entre sus sub-alternos tiene un niño de 12 años, el cual de inocente tiene poco. Mientras la policía está en huelga por las pésimas condiciones laborales y la OCP invierte en la creación de un nuevo Robocop.
Cuando por fín ataca a Caín, Murphy, es derrotado y casi destruído. Como símbolo de superioridad, dejarán al inservible ciborg en las narices de los policías manifestados. Tras ser reconstruído Robocop vuelve a por la revancha, esta vez acompañado de sus compañeros, dejando a Caín al borde de la muerte. La OCP utilizará el cerebro de éste, después de matarlo, para utilizarlo en el proyecto Robocop 2. Creen que al ser adicto al Nuke, tendrán ventaja sobre él para que haga lo que ellos quieran. Al final y para resumir, habrá un choque entre Robocop y Robocop 2, más grande y fuerte éste último que el primero y fuera del control de la OCP. No hace falta decir quién gana.

Robocop 3 (1993) o cómo joder una franquicia. Desde luego Fred Dekker no supo mantener la calidad de las predecesoras. Con un guión escrito por él mismo y el mismísimo Frank Miller (al que le rechazaron un guión para la segunda) y un cambio de actor principal (quizás no tan relevante), Robocop 3 se convirtió en una peli para niños infumable, perdiendo la violencia y seriedad de las otras entregas. Como entretenimiento puede verse y tiene sus momentos, pero si tuviera que destacar algo, sería su B.S.O., que me gustó bastante.

La OCP, con nuevo director al frente y habiendo sido absorvida por una empresa japonesa, está dejando sin hogar a la gente de los barrios más marginales de Detroit para construir Delta City. Para ello han contratado a mercernarios a los que han uniformado y equipado como ejército privado. Mientras, los ciudadanos que han sido echados y pudieron escapar, han formado una resistencia que ataca sin cuartel a la OCP. Robocop conocerá a una niña sin hogar que le recuerda a su hijo y finalmente luchará contra la directriz 4 que le impide ir en contra de un miembro de la OCP, uniéndose a la resistencia. Buscado como enemigo público, tendrá que vérsela con 3 ciborgs idénticos enviados desde Japón. Otomo tiene apariencia humana y es más rápido que Robocop. Al final Murphy acabará con ellos y con el cabecilla de los mercenarios (vengando así la muerte de Lewis), ayudado por la policía que ha renegado de la OCP y la resistencia.

Es curioso que no se hayan editado las 3 películas en un buen pack. Aunque hace años lo hubo, fue descatalogado porque la calidad del mismo dejaba que desear. Mala calidad de imagen y de sonido, sin remasterización alguna y dicen quienes se lo compraron, incluso peor calidad que en los originales.

A día de hoy sólo existe la edición definitiva de Robocop (1987), con un excelente sonido DTS y sin perder el doblaje original, con alguna mejora en los sonidos de los disparos (como ya ocurrió con el dvd de Terminator). Una imagen también muy buena y reportajes tanto de entonces como uno nuevo con las impresiones de los actores tantos años después. Robocop 2 no ha sido editada aún y Robocop 3 anda por ahí en una edición sencilla y sin extras.

2 comentarios:

Daniel dijo...

Apenas recuerdo yo estás películas. Sólo las vi en su día y ni la 2 ni la 3 me gustaron. De todas formas no era un tema que me atrajese mucho, a mi me transmitían algo así como "vamos a entrar en los años 90, que se ven así como muy chulos, vamos a hacer una película como futurista pero con pocos medios a ver que sale..." y se quedaron a medio camino, claro.
Yo con la primera voy "sobrado" y, posiblemente, así habría sido solo un mito.
De todas formas si, como tu dices, van a hacer otra (sea remake o secuela) trataré de verla porque con los avances digitales puede que me guste más.

Un saludo!!

IvánN Díaz dijo...

Qué mitica esta saga! Las vi todas cuando era pequeño!
¿No hubo también una serie de TV? (Además de los dibujos)

Saludos!