martes, 6 de septiembre de 2011

80´s: Están Vivos.

Últimamente he visto varias reseñas sobre esta película de Carpenter de la década ochentera. Dudaba sobre si la había visto, así que me dispuse a buscarla para visionarla. Efectivamente, no la había visto nunca, algo curioso.

Supongo que la gran mayoría ya saben el argumento. Un tipo cualquiera llega a la ciudad en busca de trabajo, obligado por el cierre de la empresa donde estaba anteriormente. Cual vagabundo, encuentra algo en una obra y termina viviendo en un solar repleto de más gente sin trabajo ni hogar. En una iglesia que hay justo al lado, descubrirá un cargamento de gafas de sol. Cuando decide coger unas y probársela, averiguará que hay un mundo oculto entre nosotros, del cual somos esclavos.

Si bien el film puede no parecer gran cosa, sobretodo con ese horroroso trailer, merece la pena verla y a mí me ha gustado bastante. Su poderoso mensaje traspasa cualquier barrera cinematográfica, y bien se puede aplicar a nuestros días sin ninguna pega. Una genial manera de representar el mundo que nos rodea, lleno de mensajes subliminales: "consumid", "obedeced", "no cuestionéis la fuerzas del orden", "coformáos", "éste es tu dios", etc. Vivimos en ese mundo desde entonces y nada ha cambiado. Como lo protagonistas del film, unos "pocos" en este país han conseguido abrir los ojos. Sin embargo la solución no será tan fácil como la de la película.

2 comentarios:

Kin G. Haro dijo...

La verdad es que hace tiempo ... mucho tiempo que la vi, y quizas se merezca un revisionado en breve.

¿ Cuanto tiempo crees que tardaran en hacer un remake de esta ?

Un saludo, y me alegra saber que vuelves a publicar.

Nos leemos

Trepamuros dijo...

Bueno, volver a publicar, lo que es volver a publicar tampoco. Si vamos a comparar con los inicios y años consecutivos... Jajajaja. Pero bueno, intento sobreponerme a las pocas ganas de hacer nada (situación personal complicada, falta de trabajo y esas cosas) y volver un poco a darle vidilla al blog. Veremos si lo consigo.

Gracias por el comentario.